Contracturas musculares – Que son, tipos, causas síntomas y tratamiento

Contracturas musculares – Que son, tipos, causas síntomas y tratamiento

Las contracturas musculares se pueden describir como una pérdida de fuerza y control muscular que pueden ocurrir después de un ejercicio y resultar en la incapacidad de estirar o utilizar el grupo muscular afectado. Las contracturas musculares se describen como la sensación muscular tirante o dolorosa que reduce la flexibilidad de la articulación y el rango de movimiento.

Los estados de acortamiento o estiramiento prolongado de los tejidos se denominan contracturas y son necesarias para que podamos usar cada parte de nuestro cuerpo ya que las fibras musculares se contraen produciendo cambios en la longitud muscular, esencialmente acortando la distancia entre los filamentos de actina y miosina. Los músculos pueden permanecer contraídos a pesar de todos los efectos.

 

 

Causas de las contracturas musculares

Hay muchas causas de las contracturas musculares, puede ocurrir cuando usted tiene una enfermedad crónica, una lesión grave o una cirugía con un tiempo de recuperación prolongado.

Las contracturas musculares pueden ocurrir por varias condiciones afectarán la capacidad del músculo para continuar su función básica.

 

Mala postura

Adoptar posturas incorrectas al sentarse o frente a una pantalla de ordenador o simplemente mirar el teléfono móvil durante un tiempo excesivo con el cuello flexionado puede ocasionar rigidez articular y contracturas musculares.

 

Ejercicio físico

Puede ejercer demasiada presión sobre determinadas articulaciones, lo que provoca contracturas y reduce la movilidad que puede empeorar con movimientos bruscos o una forma inapropiada al realizar ejercicio.

 

No estirar

No estirar antes de hacer ejercicio físico puede llevar a una mayor probabilidad de desarrollar contracturas. Esto se debe a que sus músculos perciben que incluso una cantidad normal de esfuerzo es mayor y los músculos y articulaciones sean utilizados más allá de sus límites pudiendo generar lesiones.

 

Lesión

Cualquier tipo de golpe en el cuerpo puede llevar a contracturas completas o parciales. Esto incluye fracturas, desgarros de ligamentos, tendones o lesiones nerviosas. Esto se debe principalmente a lesiones que causan una movilidad articular reducida que impiden el rango de movimiento normal, y pueden llevar al desarrollo de contracturas.

 

Inmovilización

No usar los músculos de una parte particular del cuerpo por períodos prolongados de tiempo puede llevar al desarrollo de contracturas por lesiones que impiden el movimiento, mantener un reposo prolongado o usar una escayola.

 

Cambios de temperatura

Los cambios de temperatura del calor al frío pueden provocar una contractura muscular. Si se produce un estiramiento muscular excesivo en un entorno frio algunas áreas de su cuerpo comenzarán a contraerse o temblar para ayudar a producir calor que puede ocasionar dolor, dolores y contracturas.

 

Enfermedades

Las contracturas musculares pueden ser un síntoma de varias enfermedades como la esclerosis múltiple, traumas en el cráneo, la polio, infecciones articulares y óseas, parálisis cerebral, apoplejía, infecciones y lesiones durante el parto.

 

 

 

Síntomas de las contracturas musculares

Los síntomas de las contracturas musculares hacen que el movimiento sea aún más limitado y doloroso. Sus músculos se debilitan y se vuelven menos flexibles lo que puede hacer más difícil no sufrir dolor. Estos síntomas son:

Dolor y rigidez articular y muscular

Limitación del movimiento

Debilidad muscular

Uso limitado de la zona afectada

 

Las contracturas musculares son dolorosas y sentimos nuestros músculos y articulaciones rígidos por lo que cada intento de movimiento normal es doloroso. Dependiendo de la gravedad de la contractura y de cómo decidamos manejarla, el dolor puede ser leve y permitirnos hacer de todo o grave no pudiendo levantar objetos, sentarnos o dormir en una determinada posición durante más de unos minutos.

El dolor puede ser puntual o estar presente durante todo el tiempo. Si no logramos controlar y tratar desde el principio, el dolor nos puede hacer resistir el movimiento casi por completo, lo que favorece la atrofia muscular y que los músculos se debiliten.

El dolor puede parecer localizado, como si viniera de un solo punto en algún lugar de un músculo o como si se sintiera como un dolor extenso y difuso en una zona. La fuente del dolor puede sentirse como un punto rígido en un músculo más grande y ejercer presión sobre él para sentir mejor que puede empeorar.

 

 

Tratamiento de las contracturas musculares

Para el tratamiento de las contracturas musculares su medico le preguntará acerca de sus síntomas, historial médico y le examinará. Al responder a las preguntas relacionadas con el síntoma que presenta, su médico podrá diagnosticar mejor la causa más probable de sus contracturas y ofrecer un mejor tratamiento. Dependiendo de los sintomas puede pedir una radiografía.

 

Fisioterapia

La fisioterapia es uno de los tratamientos más comunes para las contracturas, ayudando a aumentar el rango de movimiento y fortalecer los músculos. La fisioterapia se puede hacer a través de sesiones con un fisioterapeuta, aprender a realizarla en casa con fisioterapia a domicilio en madrid y seguir algunos consejos para mejorar las posturas por lo que se debe realizar con regularidad.

Las contracturas musculares generalmente se tratan con ejercicio. Los ejercicios diseñados por un fisioterapeuta pueden ayudar a que las articulaciones se muevan sin dolor pudiendo ayudar con los ejercicios si usted no es capaz de hacerlos por su cuenta.

El masaje también puede ayudar a aliviar el dolor y prevenir la rigidez. Un fisioterapeuta puede mostrarle cómo hacer el masaje y ayudar a prevenir futuras contracturas.

 

Ortesis

El uso de una férula puede ayudar a estirar el tejido cerca de las áreas problemáticas, reduciendo las contracturas durante espacios de tiempo concretos para mantener en movimiento una parte del cuerpo afectada.

 

Medicamentos

Dependiendo de la causa particular de la contractura se pueden utilizar medicamentos para reducir el dolor y la inflamación como analgesicos y antiinflamatorios. Las inyecciones de Botox también se utiliza a veces en el músculo para reducir la tensión y los espasmos en patologias concretas mas serias

 

Cirugía

Se utiliza en algunos casos graves para la reparación de tejidos con la esperanza de recuperar el rango completo de movimiento alargando los músculos o reparar ligamentos, tendones o huesos.

Si hubo daño nervioso severo en el área o parálisis completa del miembro, la liberación de contracturas puede ayudar a prevenir el dolor, pero puede no mejorar el movimiento.

 

 

Remedios caseros para las contracturas musculares

Se pueden utilizar varios remedios caseros para las contracturas musculares antes de ir al medico o al fisioterapeuta. En general, prevenir las contracturas musculares es más fácil que tratarlas, razón por la cual es mejor aprender a evitar las causas que pueden llevarnos a forzar nuestras articulaciones y músculos hasta tal punto.

 

Descanso

Detener cualquier forma de actividad intensa o ejercicio físico del área afectada es el paso más importante en la recuperación de la contractura muscular. Es importante recordar que el descanso no significa quedarse quieto. Puede descansar un par de días a un par de semanas, dependiendo de las recomendaciones de su médico.

 

Mantenga el movimiento

Masajear el área afectada ayudará a mantener el flujo sanguíneo en movimiento y estimular los nervios para mejorar la recuperación de la contractura muscular. Se aconseja no ejercer demasiada presión sobre el área de la contractura durante las etapas iniciales, ya que puede alargar la recuperacion. Las formas graves de contracturas pueden requerir la ayuda de un fisioterapeuta.

 

Calor

Utilizar una bolsa de agua caliente o una ducha caliente puede funcionar bien para aliviar la tensión muscular. Utilice el calor solo si no tiene inflamación y la lesión no es aguda. Puede utilizar calor durante diez minutos varias veces al día.

Utilice ropa abrigada durante los días de invierno es especialmente sensible a los cambios de temperatura.

 

Alimentación

Comer bien es crucial para la recuperación porque las vitaminas, minerales y otros tipos de nutrientes que obtenemos de nuestros alimentos ayudan a la curación en todo el cuerpo. Incluir suficientes alimentos ricos en proteínas en nuestra dieta y comer suficientes grasas saludables puede ayudar mucho a la recuperación muscular.

Las frutas y verduras frescas también son importantes para una dieta equilibrada y para la salud en general. La vitamina C es excelente para la salud de las articulaciones y reducir la inflamación, el magnesio, el calcio y la vitamina D son para los huesos, ácidos grasos Omega 3 y aminoácidos ayudan a reconstruir el músculo.

 

 

 

Prevención de las contracturas musculares

Las contracturas musculares pueden prevenirse siguiendo sencillos consejos: manténgase lo más activo posible y asegúrese de seguir las instrucciones para hacer ejercicio. Si usted está teniendo problemas con la rigidez, pérdida función o dolor aprenda a hacer estiramientos.

 

Cambiar de posición con frecuencia

Moviendo los músculos tan a menudo como sea posible, especialmente doblando las articulaciones.

Fisioterapia

Realizar estiramientos que mueven sus brazos y piernas para ayudarle a mantenerse flexible.

El estiramiento mantiene los músculos flexibles, fuertes y saludables, y necesitamos esa flexibilidad para mantener un rango de movimiento en las articulaciones. Sin ella, los músculos se acortan y se vuelven tensos, son débiles e incapaces de extenderse completamente. Esto lo pone en riesgo de sufrir dolor articular, tensiones y daño muscular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *