Estiramientos activos y pasivos

Estiramientos activos y pasivos

Los estiramientos activos y pasivos son dos tipos de estiramientos en que un atleta puede trabajar para mejorar su movilidad y flexibilidad. Cada tipo de estiramiento puede ser beneficioso dependiendo de la situación particular del atleta y el uso de cada uno a menudo dependerá del objetivo que se busca.

Las personas que les gusta hacer ejercicio con frecuencia, pero trabajan sentados o utilizan el ordenador es necesario trabajar la flexibilidad habitualmente. Vamos a explicar como son los estiramiento activos y pasivos y cuándo utilizarlos.

 

Estiramientos pasivos

El estiramiento pasivo implica el uso de una fuerza externa sobre un músculo relajado para producir un estiramiento. Esta fuerza externa puede ser su peso corporal, una correa, otra persona o la gravedad. No se contrae ni se utilizan los músculos en un estiramiento pasivo por lo que el movimiento lo realiza la fuerza externa.

Un estiramiento pasivo requiere muy poca energía y se realiza cuando el objetivo principal es mejorar la flexibilidad, ya que permite mejorar el rango de movimiento más allá del rango normal. La fuerza externa ayuda a empujar la extremidad en un grado de movimiento que no podrían lograr sin ella.

El estiramiento pasivo es la segunda forma de estiramiento estático. En este tipo de estiramiento, se aplica una fuerza externa para estirar un músculo. Esta fuerza puede ser su propio peso corporal, sus manos, las bandas de resistencia, el suelo, una pared o un compañero que lo presiona o tira de usted. Por ejemplo, si usa las manos para tirar los dedos de los pies hacia atrás, está realizando un estiramiento pasivo de los músculos de la pantorrilla.

 

Beneficios

El estiramiento pasivo puede ser beneficioso cuando el objetivo es mejorar la flexibilidad más allá del punto en el que puede estirarse cómodamente sin fuerza externa. Dado que permiten que una fuerza externa los estire mientras están relajados, normalmente se puede ganar mas amplitud de movimiento a diferencia de lo que ocurre cuando realiza un estiramiento activo.

Para mejorar la flexibilidad con los estiramientos pasivos y evitar las contracturas musculares el postentrenamiento es a menudo el mejor momento ya que el músculo se calentará y las posibilidades de estirar demasiado un músculo en frío se reducirán. También antes de acostarse puede ser un momento adecuado para realizar estiramientos pasivos, ya que hay menos posibilidades de lesionarse debido a un posible exceso de estiramiento muscular poco después de ejercer fuerza, ya que el sueño es una parte inactiva del día.

 

 

Estiramientos activos

El estiramiento activo depende únicamente del atleta, no implica una fuerza externa y requiere que el atleta estire activamente su articulación con la creación de un estiramiento producido por grupos musculares opuestos produciendo fuerza para estirar un músculo, en lugar de estar relajado como en el estiramiento pasivo.

El estiramiento activo es bueno para estirar una articulación en su rango de movimiento con la fuerza de los propios músculos. Este estiramiento requiere energía y esta es una característica que debe ser considerada al realizarlos en un entrenamiento.

 

Beneficios

Uno de los principales beneficios del estiramiento activo es que conlleva menos riesgos que el estiramiento pasivo puesto que no hay fuerza externa, y un estiramiento se realiza controlando el movimiento por lo que hay menos posibilidades de estiramiento excesivo y puede ser una herramienta útil cuando ha estado inactivo durante horas. Es una forma más segura de hacerlo y facilita al cuerpo a rangos naturales de movimiento, requiere energía sin ejercer demasiada rapidez y es una manera útil de empezar a movilizar las articulaciones rígidas.

El estiramiento activo es un tipo de estiramiento estático durante el cual se utiliza un músculo, conocido como músculo agonista, para estirar el músculo diana o antagonista. Debido a que los músculos antagonistas y agonistas trabajan en oposición, tensar el agonista fuerza al antagonista a relajarse y estirarse. Por ejemplo, cuando flexiona el pie, contrae los músculos de la parte delantera de la espinilla y se relajan los músculos de la pantorrilla para poder producir el movimiento. En los estiramientos activos, usted no aplica fuerza externa a su cuerpo para estirar el músculo objetivo.

 

 

Eligir estiramientos activos o pasivos

Hay tiempo y lugar para ambas formas de estiramiento. Los estiramientos estáticos pasivos son una gran manera de mejorar la flexibilidad y se pueden utilizar como enfriamiento. Los estiramientos dinámicos activos se utilizan más como calentamiento y son ideales para promover el flujo sanguíneo a los grupos musculares antes de la actividad.

La investigación mostró una mejoría igual en la flexibilidad de los flexores de cadera entre estiramientos activos y pasivos. Como ninguno de los dos estiramientos es mejor que el otro para aumentar la flexibilidad, es posible que se pregunte cuál elegir. Los estiramientos pasivos realizados después de un entrenamiento alivian la tensión muscular y proporcionan alivio al músculo dolorido. Debido a que se pueden mantener hasta 30 segundos, los estiramientos pasivos pueden ser bastante relajantes.

En el estiramiento activo se estira no sólo un músculo, también se fortalece el músculo agonista. Si usted no tiene mucho tiempo para estirar los estiramientos activos pueden ser preferibles, ya que no necesitan más de 15 segundos para ser efectivos.

Antes de comenzar cualquier estiramiento estático, caliente los músculos durante al menos cinco minutos. Para estirar activamente los tendones isquiotibiales, eleve la pierna lo más alto que pueda sin perder el equilibrio. Trate de mantener la pierna recta en la posición elevada durante 15 segundos y luego realícelo en la otra pierna.

Para un estiramiento pasivo de los isquiotibiales, póngase de pie sin doblar las rodillas y luego inclínese hacia adelante dejando que los brazos cuelguen. La fuerza externa en este estiramiento es su propio peso corporal. Mantenga el estiramiento 30 segundos. Puede estirar los músculos abdominales pasivamente utilizando la conocida posición de la cobra.

Cuando haga estiramientos pasivos, resista el impulso de rebotar para ir mas allá del estiramiento ya que esto puede ocasionar lesiones.

Los estiramientos activos se pueden completar sin un compañero de estiramiento o accesorios de estiramiento. Si usted está realizando el estiramiento sin fuerza externa, es un estiramiento activo.

En el estiramiento pasivo, se proporciona una fuerza externa y usted está siendo estirado en lugar de estirarse activamente. El estiramiento pasivo se puede lograr a través de estiramientos de pareja, utilizando accesorios o usando la gravedad para ayudar.

como prevenir el síndrome del túnel carpiano

Como prevenir el síndrome del túnel carpiano

No hay una forma segura de como prevenir el síndrome del túnel carpiano pero si cambia algunos aspectos de su vida normal puede reducir la tensión en sus muñecas para evitar que empeore.

El síndrome del túnel carpiano esta causado por la presión sobre el nervio mediano que le da sensación en el pulgar y todos los dedos menos el meñique. Cuando el nervio mediano atraviesa la muñeca, pasa a través del túnel carpiano formado por huesos y ligamentos. Si se presenta alguna inflamación en la muñeca, este túnel se estrecha y aprieta el nervio mediano, lo cual causa los síntomas.

 

Si usted pasa mucho tiempo haciendo a movimientos frecuentes o repetidos de la mano o la muñeca como conducir, trabajar con instrumentos pequeños, usar el ordenador o tejer tiene un mayor riesgo de padecer este síndrome. Usted puede reducir el riesgo y el dolor o la debilidad de su mano cambiando algunos hábitos sencillos.

Muchas afecciones aumentan la probabilidad de desarrollar síntomas del túnel carpiano. Pero si usted hace ejercicio, mantiene un peso saludable, controla la artritis y la diabetes y evita fumar, puede ayudar a prevenirlo.
Las pautas ergonómicas en su espacio de trabajo y actividad pueden ayudar y se centran en cómo preparar su puesto de trabajo, incluyendo la configuración de un escritorio, pantalla de ordenador, sillas y herramientas relacionadas como el teclado y el ratón. Las mismas ideas pueden ayudarle a adaptar su posición a otras actividades diarias.
 

El síndrome del túnel carpiano tiende a aparecer lentamente y empeora con el tiempo. Pero si lo trata temprano, puede retrasarlo o detenerlo pudiendo reducir el tiempo de recuperación.
A la hora de como prevenir el síndrome del túnel carpiano se utilizan remedios básicos como ortesis de muñeca pero para los casos más graves, es posible que necesite cirugía. Para ayudar a aliviar los síntomas del síndrome del túnel carpiano, es posible poner hielo en la muñeca durante 10 a 15 minutos, una o dos veces por hora.

También puede agitar suavemente la muñeca o colgarla sobre el lado de la cama si el dolor que le despierta por la noche.

 

 

Cómo prevenir el síndrome del túnel carpiano

Si ya le molestan o tiene dolor en las manos es mejor no esperar a que aparezcan síntomas y actúe preventivamente. Muchas actividades diferentes pueden causar el síndrome del túnel carpiano.

Higiene postural

A la hora de como prevenir el síndrome del túnel carpiano si sus síntomas aparecen en el trabajo pregunte cómo cambiar su espacio de trabajo. Es posible que usted pueda cambiar cualquier cosa, la altura de la silla o la pantalla, la forma en que se realizan las tareas para ver si esto ayuda a aliviar los síntomas. También es posible que usted también pueda evitar realizar la misma tarea una y otra vez.

Ajuste la posición del teclado para que no tenga que doblar las muñecas al escribir.

Mantenga los codos cerca de sus costillas mientras escribe.

Concentre su trabajo delante de usted sin tocar sus piernas

los brazos deben estar paralelos al suelo o ligeramente bajos. Si trabaja de pie debe tener un área de trabajo a la altura de la cintura.
Mantenga sus manos y muñecas alineados con sus antebrazos para evitar las contracturas musculares. Si está trabajando en el teclado, inclínelo para ayudar a mantener la alineación.

Evite apoyarse en el talón de su mano o muñeca.
Haga descansos cortos cada 20 minutos.
Estire los músculos del brazo si nota dolor.

Muchas personas usan un teclado dividido en forma de V. Si está utilizando otros dispositivos, intente cambiar la forma en que sostiene la herramienta.

Si usted tiene síntomas asociados con el túnel carpiano y tiene problemas para entrenar sus muñecas para sostener las cosas simples, intente usar una férula de muñeca para obtener un alivio temporal pero no debe ser usada mucho tiempo. Puede usarlas mientras duerme puede ayudarle a aliviar el síndrome a largo plazo.

 

 

Haga menos fuerza

A menudo en nuestras rutinas diarias, nos acostumbramos tanto a hacer las cosas de cierta manera que ni siquiera pensamos en ello. Muchas veces, usted puede usar más fuerza de la que necesita para hacer el trabajo. Para como prevenir el síndrome del túnel carpiano por ejemplo puede golpear el teclado del ordenador cuando puede pulsar suavemente las teclas.

A medida que pase el día, vigile la tensión de sus manos y la presión que ejerce sobre ellas. Si puede realizarlo mas suavemente tus manos y muñecas te lo agradecerán.

 

Descanso

Realice un descanso de 10 minutos cada hora. Es especialmente importante si utiliza herramientas que vibran o hacen que realice mucha fuerza. Puede doblar o estirar las manos.

 

Estire a menudo

Cuando haga un descanso intente este sencillo estiramiento:

Haz un puño

Deslice los dedos hacia arriba hasta que señalen directamente hacia afuera

Repetir 5-10 veces

Respetar la alineación del brazo

Si puede, evite doblar la muñeca hacia arriba o hacia abajo. Cuando usted mantiene su muñeca en una posición recta y neutral reduce la presión del nervio mediano.

Usar un aparato ortopédico para muñeca cuando duerme puede ayudarle a hacer esto. También podría ayudar usarla durante las actividades que desencadenan los síntomas.

 

Evite tareas repetitivas

Trate de evitar hacer los mismos movimientos de la mano y la muñeca una y otra vez. Si tiene una tarea que siempre hace con la mano derecha intente realizarla con la izquierda. O alterne sus tareas lo más que pueda para evitar sobrecargar a sus músculos.

 

Mantener la postura

La forma en que mantiene el resto del cuerpo también puede marcar la diferencia. Una mala postura puede hacer que usted desplace los hombros hacia adelante y desencadena una reacción en cadena que acorta los músculos del cuello y de los hombros y empeora los problemas de la muñeca.

 

Evite el frío

Cuando tienes frío, el dolor y la rigidez empeoran.

 

 

Acuda al medico o a un fisioterapeuta

Para evaluar como prevenir el síndrome del túnel carpiano acuda a un profesional para que le enseñe ejercicios para ayudar a estirar y fortalecer los músculos de la mano y la muñeca, o cómo cambiar sus movimientos rutinarios de una manera que alivie el estrés en sus manos y muñecas.

Existen multitud de técnicas de fisioterapia que se pueden realizar para mejorar el movimiento del nervio mediano y evitar su compresión.

Estirar abdominales correctamente

Estirar abdominales correctamente

Siempre es importante estirar abdominales como parte del acondicionamiento físico junto con el ejercicio. El estiramiento ayuda a prevenir la rigidez muscular y el dolor después de un entrenamiento y ofrece muchos beneficios desde liberar tensión, eliminar contracturas musculares y aliviar el estrés, aumentar la flexibilidad y mejorar la circulación . Para estirar abdominales correctamente hay algunos estiramientos que puede probar.

Después de un entrenamiento hay que hacer estiramientos para evitar el dolor muscular y mejorar el rendimiento pero generalmente los músculos abdominales son los grandes olvidados y también se deben estirar al igual que las piernas, hombros, caderas, los brazos o la espalda.

 

Los abdominales son varios músculos: el recto abdominal es la “tableta” en la parte delantera y es un músculo largo y plano que se extiende desde la parte inferior de las costillas hasta encima de la pelvis. Los músculos de los lados se conocen como los músculos oblicuos externos e internos, mientras que el músculo transverso es la capa más profunda que envuelve los lados en la parte inferior del abdomen formando la faja abdominal.

Para poder hacer los estiramientos correctamente mantenga siempre la forma adecuada durante sus estiramientos y no se olvide de mantenerlos el tiempo lo suficiente durante unos 30 segundos, llegando a una molestia leve pero sin dolor. No estirar el tiempo suficiente no producirá los mejores resultados, pero si se estira demasiado tiempo puede causar lesiones a sus músculos y articulaciones.

 

 

Ejercicios para estirar abdominales

Te enseñamos varias maneras para estirar abdominales de una manera correcta sin que te hagas daño. Elige el que mejor se adapte a tu condición física.

 

Extensión con la cobra

Se conoce como la postura de la cobra en la práctica del yoga, el estiramiento abdominal acostado y es uno de los movimientos más efectivos para estirar los músculos abdominales y el movimiento estira efectivamente el lado delantero de su torso, también.

Acuéstese boca abajo en el suelo, las palmas de las manos planas a la altura del pecho, las piernas extendidas hacia atrás con los dedos de los pies apuntando hacia fuera del cuerpo. Levante las manos, levante el torso lo más alto que pueda sin levantar la pelvis del suelo.

Inhale mientras endereza los codos y levanta la cara, la parte delantera de los hombros y el pecho hacia arriba del suelo. Tu espalda se dobla en un arco. Mantenga durante cinco a diez respiraciones completas. Baje suavemente de nuevo al suelo.

Extiende los codos hasta donde te sea cómodo para la espalda ya que no tiene que doler.

 

 

Estiramiento de pie

Este estiramiento fácil se puede hacer a primera hora de la mañana cuando usted se levanta o en cualquier momento del día.

Sitúese de pie con los pies a la altura de los hombros y suba ambos brazos por encima de la cabeza. Sujete la muñeca izquierda con la mano derecha y doble suavemente hacia el lado derecho. Mantenga de cinco a diez respiraciones y vuelva al centro.

Repita el estiramiento en el lado izquierdo agarrando la muñeca derecha con la mano izquierda e inclinándose suavemente hacia la izquierda.

Con los brazos extendidos por encima de la cabeza. Lentamente arquee la espalda, moviendo los brazos hacia atrás al mismo tiempo para que los dedos le señalen hacia atrás. Estírese lo más atrás posible, hasta que sienta un estiramiento en los músculos rectos abdominales en la parte frontal del abdomen. Manten 5 respiraciones y vuelve a la posición inicial.

Estiramiento con una pelota suiza

Puede usar una pelota suiza para alargar todos los músculos del abdomen. Asegúrese de que sea del tamaño correcto notando que sus rodillas forman un ángulo de 90 grados mientras se sienta y lleve sus pies hacia adelante acostandose sobre la pelota hasta que su espalda se arquee sobre la pelota.

Abra los brazos y relaje la cabeza, el cuello y los hombros. Mantenga las rodillas flexionadas mientras se acuesta o, puede estirar las piernas por mucho tiempo. Mantenga durante cinco o más respiraciones.

El puente

Acuéstese boca arriba sobre una esterilla y doble las rodillas plantando los pies por delante mientras pone sus brazos junto a sus caderas.

Levante suavemente las caderas hacia el cielo para crear un arco en la espalda y expandiendo las costillas y apretando sus glúteos. Mantenga la posición arqueada durante cinco a diez respiraciones. Baje suavemente hacia abajo y repita.

 

 

Estiramiento en rotación

El estiramiento rotatorio es uno de los estiramientos más efectivos para estos músculos estirando todos los músculos abdominales. Comience en la postura de cobra, boca abajo en el suelo con las piernas detrás de usted y las manos colocadas al lado del pecho. Extienda los brazos para enderezarlos y al mismo tiempo levante el torso del suelo. Doble el brazo derecho y gire el cuerpo hacia la derecha, sostenga, luego repita en el otro lado.

 

 

Estiramiento acostado

Para estirar abdominales intente el estiramiento acostado boca arriba en el suelo, las piernas extendidas hacia abajo, los brazos extendidos por encima de la cabeza para que las manos estén alineadas con los hombros.

Manteniendo el resto de su cuerpo plano contra el suelo, levante los brazos lejos de su cuerpo, levantando el pecho al mismo tiempo. Continúe hasta que los brazos estén extendidos en el suelo, con los dedos apuntando hacia afuera.

Como es el dolor de apéndice

Como es el dolor de apéndice

Como es el dolor de apéndice es una pregunta que se hace mucha gente cuando piensa que tiene apendicitis. El apéndice es un pequeño saco que se encuentra en la primera parte del colon en la parte inferior derecha del abdomen que ayuda a la función inmunitaria y que contiene bacterias.

La apendicitis es una inflamación que ocurre cuando las bacterias invaden e infectan la pared del apéndice y ocurre cuando el moco, las heces o una combinación de ambos bloquean la abertura del apéndice por lo que las bacterias proliferan en un espacio cerrado e infectan el revestimiento del apéndice. Si la inflamación o el bloqueo son graves, el tejido del apéndice puede romperse o reventar por lo que se suele operar de urgencia.

Cualquier persona puede tener apendicitis pero es mas común en personas jovenes entre los 10 y 30 años y alrededor del 7% de la población tendrá apendicitis durante su vida. Los niños muy pequeños y las personas de edad avanzada están en mayor riesgo por lo que el reconocimiento temprano y el tratamiento de la infección son necesarios y urgentes.

Como es el dolor de apéndice

Para explicar como es el dolor del apéndice tenemos que explicar que el síntoma principal es el dolor abdominal que es difícil de localizar. El dolor a menudo comienza cerca del ombligo y según evoluciona es probable que se note el dolor en la parte inferior derecha del abdomen.

El dolor puede volverse más intenso en las siguientes horas y empeorar al moverse, respirar profundamente, toser o estornudar y no se pasa si al intentar estirar abdominales.

Otros síntomas que acompañar al dolor de apéndice son las náuseas, el vómito, pérdida de apetito, estreñimiento o diarrea y la incapacidad para expulsar los gases.

Típicamente se experimenta dolor de apéndice en la parte central del abdomen que eventualmente se mueve hacia el cuadrante inferior derecho. Las náuseas y los vómitos pueden ocurrir temprano en el curso de la enfermedad o incluso más tarde como resultado de una obstrucción intestinal.

Es posible que los niños y bebés no experimenten dolor en un área específica pero puede haber sensibilidad en todo el cuerpo o puede no haber dolor. Puede haber sensibilidad en todo el cuerpo o puede no haber dolor.

Diagnostico del dolor de apéndice

El diagnóstico de como es el dolor de apéndice lo realiza el medico con una historia clínica completa y un examen basándose en los síntomas y hallazgos del paciente durante el examen físico.

Una persona con dolor en el apéndice generalmente experimenta dolor de moderado a severo cuando el médico empuja con poca presion hacia dentro en la parte inferior derecha del abdomen. Una indicación de peritonitis es la sensibilidad de rebote en la que se da un empeoramiento del dolor cuando el médico quita la mano después de presionar sobre un área sensible del abdomen.

Contracturas musculares – Que son, tipos, causas síntomas y tratamiento

Contracturas musculares – Que son, tipos, causas síntomas y tratamiento

Las contracturas musculares se pueden describir como una pérdida de fuerza y control muscular que pueden ocurrir después de un ejercicio y resultar en la incapacidad de estirar o utilizar el grupo muscular afectado. Las contracturas musculares se describen como la sensación muscular tirante o dolorosa que reduce la flexibilidad de la articulación y el rango de movimiento.

Los estados de acortamiento o estiramiento prolongado de los tejidos se denominan contracturas y son necesarias para que podamos usar cada parte de nuestro cuerpo ya que las fibras musculares se contraen produciendo cambios en la longitud muscular, esencialmente acortando la distancia entre los filamentos de actina y miosina. Los músculos pueden permanecer contraídos a pesar de todos los efectos.

 

 

Causas de las contracturas musculares

Hay muchas causas de las contracturas musculares, puede ocurrir cuando usted tiene una enfermedad crónica, una lesión grave o una cirugía con un tiempo de recuperación prolongado.

Las contracturas musculares pueden ocurrir por varias condiciones afectarán la capacidad del músculo para continuar su función básica.

 

Mala postura

Adoptar posturas incorrectas al sentarse o frente a una pantalla de ordenador o simplemente mirar el teléfono móvil durante un tiempo excesivo con el cuello flexionado puede ocasionar rigidez articular y contracturas musculares.

 

Ejercicio físico

Puede ejercer demasiada presión sobre determinadas articulaciones, lo que provoca contracturas y reduce la movilidad que puede empeorar con movimientos bruscos o una forma inapropiada al realizar ejercicio.

 

No estirar

No estirar antes de hacer ejercicio físico puede llevar a una mayor probabilidad de desarrollar contracturas. Esto se debe a que sus músculos perciben que incluso una cantidad normal de esfuerzo es mayor y los músculos y articulaciones sean utilizados más allá de sus límites pudiendo generar lesiones.

 

Lesión

Cualquier tipo de golpe en el cuerpo puede llevar a contracturas completas o parciales. Esto incluye fracturas, desgarros de ligamentos, tendones o lesiones nerviosas. Esto se debe principalmente a lesiones que causan una movilidad articular reducida que impiden el rango de movimiento normal, y pueden llevar al desarrollo de contracturas.

 

Inmovilización

No usar los músculos de una parte particular del cuerpo por períodos prolongados de tiempo puede llevar al desarrollo de contracturas por lesiones que impiden el movimiento, mantener un reposo prolongado o usar una escayola.

 

Cambios de temperatura

Los cambios de temperatura del calor al frío pueden provocar una contractura muscular. Si se produce un estiramiento muscular excesivo en un entorno frio algunas áreas de su cuerpo comenzarán a contraerse o temblar para ayudar a producir calor que puede ocasionar dolor, dolores y contracturas.

 

Enfermedades

Las contracturas musculares pueden ser un síntoma de varias enfermedades como la esclerosis múltiple, traumas en el cráneo, la polio, infecciones articulares y óseas, parálisis cerebral, apoplejía, infecciones y lesiones durante el parto.

 

 

 

Síntomas de las contracturas musculares

Los síntomas de las contracturas musculares hacen que el movimiento sea aún más limitado y doloroso. Sus músculos se debilitan y se vuelven menos flexibles lo que puede hacer más difícil no sufrir dolor. Estos síntomas son:

Dolor y rigidez articular y muscular

Limitación del movimiento

Debilidad muscular

Uso limitado de la zona afectada

 

Las contracturas musculares son dolorosas y sentimos nuestros músculos y articulaciones rígidos por lo que cada intento de movimiento normal es doloroso. Dependiendo de la gravedad de la contractura y de cómo decidamos manejarla, el dolor puede ser leve y permitirnos hacer de todo o grave no pudiendo levantar objetos, sentarnos o dormir en una determinada posición durante más de unos minutos.

El dolor puede ser puntual o estar presente durante todo el tiempo. Si no logramos controlar y tratar desde el principio, el dolor nos puede hacer resistir el movimiento casi por completo, lo que favorece la atrofia muscular y que los músculos se debiliten.

El dolor puede parecer localizado, como si viniera de un solo punto en algún lugar de un músculo o como si se sintiera como un dolor extenso y difuso en una zona. La fuente del dolor puede sentirse como un punto rígido en un músculo más grande y ejercer presión sobre él para sentir mejor que puede empeorar.

 

 

Tratamiento de las contracturas musculares

Para el tratamiento de las contracturas musculares su medico le preguntará acerca de sus síntomas, historial médico y le examinará. Al responder a las preguntas relacionadas con el síntoma que presenta, su médico podrá diagnosticar mejor la causa más probable de sus contracturas y ofrecer un mejor tratamiento. Dependiendo de los sintomas puede pedir una radiografía.

 

Fisioterapia

La fisioterapia es uno de los tratamientos más comunes para las contracturas, ayudando a aumentar el rango de movimiento y fortalecer los músculos. La fisioterapia se puede hacer a través de sesiones con un fisioterapeuta, aprender a realizarla en casa con fisioterapia a domicilio en madrid y seguir algunos consejos para mejorar las posturas por lo que se debe realizar con regularidad.

Las contracturas musculares generalmente se tratan con ejercicio. Los ejercicios diseñados por un fisioterapeuta pueden ayudar a que las articulaciones se muevan sin dolor pudiendo ayudar con los ejercicios si usted no es capaz de hacerlos por su cuenta.

El masaje también puede ayudar a aliviar el dolor y prevenir la rigidez. Un fisioterapeuta puede mostrarle cómo hacer el masaje y ayudar a prevenir futuras contracturas.

 

Ortesis

El uso de una férula puede ayudar a estirar el tejido cerca de las áreas problemáticas, reduciendo las contracturas durante espacios de tiempo concretos para mantener en movimiento una parte del cuerpo afectada.

 

Medicamentos

Dependiendo de la causa particular de la contractura se pueden utilizar medicamentos para reducir el dolor y la inflamación como analgesicos y antiinflamatorios. Las inyecciones de Botox también se utiliza a veces en el músculo para reducir la tensión y los espasmos en patologias concretas mas serias

 

Cirugía

Se utiliza en algunos casos graves para la reparación de tejidos con la esperanza de recuperar el rango completo de movimiento alargando los músculos o reparar ligamentos, tendones o huesos.

Si hubo daño nervioso severo en el área o parálisis completa del miembro, la liberación de contracturas puede ayudar a prevenir el dolor, pero puede no mejorar el movimiento.

 

 

Remedios caseros para las contracturas musculares

Se pueden utilizar varios remedios caseros para las contracturas musculares antes de ir al medico o al fisioterapeuta. En general, prevenir las contracturas musculares es más fácil que tratarlas, razón por la cual es mejor aprender a evitar las causas que pueden llevarnos a forzar nuestras articulaciones y músculos hasta tal punto.

 

Descanso

Detener cualquier forma de actividad intensa o ejercicio físico del área afectada es el paso más importante en la recuperación de la contractura muscular. Es importante recordar que el descanso no significa quedarse quieto. Puede descansar un par de días a un par de semanas, dependiendo de las recomendaciones de su médico.

 

Mantenga el movimiento

Masajear el área afectada ayudará a mantener el flujo sanguíneo en movimiento y estimular los nervios para mejorar la recuperación de la contractura muscular. Se aconseja no ejercer demasiada presión sobre el área de la contractura durante las etapas iniciales, ya que puede alargar la recuperacion. Las formas graves de contracturas pueden requerir la ayuda de un fisioterapeuta.

 

Calor

Utilizar una bolsa de agua caliente o una ducha caliente puede funcionar bien para aliviar la tensión muscular. Utilice el calor solo si no tiene inflamación y la lesión no es aguda. Puede utilizar calor durante diez minutos varias veces al día.

Utilice ropa abrigada durante los días de invierno es especialmente sensible a los cambios de temperatura.

 

Alimentación

Comer bien es crucial para la recuperación porque las vitaminas, minerales y otros tipos de nutrientes que obtenemos de nuestros alimentos ayudan a la curación en todo el cuerpo. Incluir suficientes alimentos ricos en proteínas en nuestra dieta y comer suficientes grasas saludables puede ayudar mucho a la recuperación muscular.

Las frutas y verduras frescas también son importantes para una dieta equilibrada y para la salud en general. La vitamina C es excelente para la salud de las articulaciones y reducir la inflamación, el magnesio, el calcio y la vitamina D son para los huesos, ácidos grasos Omega 3 y aminoácidos ayudan a reconstruir el músculo.

 

 

 

Prevención de las contracturas musculares

Las contracturas musculares pueden prevenirse siguiendo sencillos consejos: manténgase lo más activo posible y asegúrese de seguir las instrucciones para hacer ejercicio. Si usted está teniendo problemas con la rigidez, pérdida función o dolor aprenda a hacer estiramientos.

 

Cambiar de posición con frecuencia

Moviendo los músculos tan a menudo como sea posible, especialmente doblando las articulaciones.

Fisioterapia

Realizar estiramientos que mueven sus brazos y piernas para ayudarle a mantenerse flexible.

El estiramiento mantiene los músculos flexibles, fuertes y saludables, y necesitamos esa flexibilidad para mantener un rango de movimiento en las articulaciones. Sin ella, los músculos se acortan y se vuelven tensos, son débiles e incapaces de extenderse completamente. Esto lo pone en riesgo de sufrir dolor articular, tensiones y daño muscular.